Mucha defensa y pocas nueces

img.jpg

Dos partidos jugados y 1 punto de 6 posibles. Así se puede resumir la vuelta de la UD Las Palmas a la máxima categoría del fútbol español. Al equipo le esperaba uno de los inicios más duros que se podían dar: debutaba en el Calderón frente al todopoderoso Atlético de Madrid. Muchos auguraban una goleada en contra. Pero se dio la cara, se compitió hasta el final, y tan solo un gol de falta, precedido de un rebote, pudo tumbar a la muralla amarilla. Paco Herrea se decantó por un planteamiento defensivo con cinco hombres atrás ante el temido potencial ofensivo rojiblanco. La jugada le salió bien aunque no se consiguiera puntuar, y el Atlético no estuvo nunca cómodo en el terreno de juego. La afición comprendió que contra este tipo de rivales, la única manera de competir es haciéndolo como lo hizo el equipo.

Muy diferente se presentaba el segundo partido. Tocaba recibir al Levante en casa, un rival teóricamente de la misma liga que la UD, de un potencial similar. Pero Herrera volvió a apostar por esa defensa de cinco (por mucho que el se empeñe en decir que es una defensa de tres con dos carrileros) ante un conjunto que demostró desde el primer minuto que el 0-0 les valía. La primera mitad transcurrió sin que ocurriese nada de relevancia. Era lo lógico ante dos equipos más preocupados en no encajar, que en inquietar la portería del rival. En la segunda mitad los de Pío XII se estiraron más, y durante los primeros 15 minutos pusieron contra las cuerdas al Levante, fueron los mejores minutos de los amarillos en lo poco que llevamos de temporada. Pero el lógico cansancio debido a las alturas de la temporada en la que se encuentran se hizo notar, y en la última media hora el ritmo volvió a decaer, cumpliéndose el objetivo que buscaba el equipo levantino, el 0-0.

Las conclusiones que deja el equipo tras estos dos partidos, es que en defensa la cosa funciona, aunque habrá que ver cuando vuelva -si es que vuelve- al sistema tradicional de defensa de cuatro. Pero de momento se ha visto que está más que preparada para competir. El aspecto a mejorar es la producción ofensiva. Se espera que tanto El Zhar, como Wakaso, las dos últimas incorporaciones amarillas, se hagan un hueco en el once titular, evitando así que tanto Viera como Araujo estén tan aislados arriba. Lo negativo hasta ahora, ha sido la lesión de Javi Castellano frente al equipo colchonero, que hará que se pierda toda la temporada. Una baja importantísima de uno de los jugadores clave del equipo insular. Para agravar más la situación, el teórico sustituto, Pape Diop, al que todo el mundo daba por hecho como último fichaje, se ha quedado finalmente en el Espanyol, por lo que el equipo estará cojo en esa posición, al menos hasta enero. Mientras Paco Herrera busca soluciones para paliar esta baja, desde el club no se descarta el traer a un agente libre que complete la medular grancanaria. Entre tanto, habrá que esperar hasta el segundo fin de semana de septiembre para ver el primer gol y la primera victoria amarilla, puesto que este fin de semana habrá parón de Liga por los partidos de la Selección española.

Booking.com