La primera decepción

img.jpg

La visita del Rayo Vallecano a la Isla se vislumbraba como la mejor oportunidad de hacerse con los primero tres puntos de la temporada. Enfrentarse en casa al colista tras la gran imagen dejada en el campo del líder (3-3 ante el Celta), era una oportunidad que no se quería dejar pasar, y menos viendo lo que se venía después: recibir a un Sevilla necesitado de puntos (mañana, 21:00 horas, estadio de Gran Canaria), y visitar al todopoderoso FC Barcelona (sábado, 15:00 horas, Camp Nou). Pero nada salió como se esperaba.

La UD Las Palmas empezó mandando al comienzo del partido, consiguió quitarle el balón al equipo de Paco Jémez, equipo que acostumbra a tener siempre el control de la pelota, y tuvo las mejores ocasiones de gol. Neutralizado Araujo, todo el peligro pasaba por las botas de Jonathan Viera, ya sea por asistencias, como en la primera ocasión del encuentro en la que el de La Feria servía un muy buen balón a la incorporación de Simón, y este no conseguía por muy poco conectar con el Chino. O las dos clarísimas que tuvo en este primer periodo, en las que Viera se quedó mano a mano ante el portero visitante, y chutó muy arriba en ambas ocasiones.

solcredito.es

Simón por la derecha fue también de los más destacados del conjunto insular, el retorno al sistema con tres centrales y dos carrileros le viene de fábula al canterano, que aprovecha su portentoso físico para adueñarse de la banda derecha. El que dejó dudas fue Culio, tras su buen partido en Balaídos, volvió a mostrar la irregularidad a las que nos tiene acostumbrados, y haciendo ver que en ciertos partidos como en el del domingo, solo el oficio no es suficiente.

Con los de Pío XII cómodos, arrinconando a un Rayo que apenas creaba peligro, moría la primera parte hasta que en el minuto 41, el examarillo Roberto Trashorras filtraba un balón con la cabeza entre la zaga local, y habilitaba a Javi Guerra quien marcaba a placer en posición más que dudosa, ante la lamentación de la grada, que veía como la suerte le daba la espalda tras un buen primer periodo.

En la segunda mitad, probablemente fruto de la frustración de ver cómo tras jugar mejor se iba perdiendo en un partido tan trascendental, Paco Herrera realizó los cambios antes de lo que acostumbra, y a lo largo de ese periodo quitó a los tres centrocampistas que habían partido de inicio, y dio entrada a las nuevas incorporaciones (El Zhar, Wakaso y Willian José). Y si en Vigo el técnico catalán supo leer a la perfección el partido con los cambios, esta vez erró estrepitosamente, tal y como reconoció al finalizar el encuentro.

Learn English with Free Podcasts

Las sustituciones solo sirvieron para romper el equipo, dejarlo sin centro del campo y ceder el balón al Rayo, que no sentenció gracias a las buenas actuaciones de un Raúl Lizoain que volvió a estar muy bien en portería. El partido llegaba a su fin, con un Rayo mandando en el partido y en el marcador, y con el equipo amarillo intentando crear peligro a base de pelotazos y sin jugar absolutamente a nada. Hasta que con el 0-1 en el marcador, el colegiado pitó el final del encuentro.

La reválida del equipo llega pronto y mañana tendrá una nueva oportunidad de sumar la primera victoria de la temporada. Enfrente estará el Sevilla, sorprende colista, de un Vitolo que será duda hasta última hora. Las jornadas pasan y el equipo debe reaccionar si no quiere verse hundido en los últimos puestos de la clasificación.