¡Viva el color!

img.jpg

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Bien es sabido que los colores nos transmiten emociones y sensaciones,  pero cada color tiene una connotación que afecta a nuestro estado de ánimo y a la forma en la que nos perciben los demás, ¿lo habíais notado antes?

Se puede decir que existe una cultura cromática universal y que, aunque cada uno tiene sus propias ideas basadas en sus gustos personales, todo el mundo percibe una reacción física similar ante los colores.

Siempre hay colores que nos atraen más y los incluimos en nuestra vestimenta diaria, éstos pueden decir mucho sobre nuestra personalidad y gustos, sin embargo, saber el significado que hay tras cada color puede ayudarnos a no dar una imagen errónea de nosotros mismos.

Los colores primarios son la base para conseguir los demás colores éstos están compuestos por el amarillo, el cyan y el magenta, que son la base sobre la que se crea el resto de colores y envían un mensaje de creatividad, ingenuidad y un toque infantil respectivamente.

Los colores cálidos crean sensación de calor o calidez, son todos los que en su composición contienen pigmento de amarillo, aportan cercanía y accesibilidad, como los rojos, los naranjas, los amarillos y los resultados de la mezcla entre todos ellos.

Los fríos son los que en su composición contienen pigmento de cyan; son los azules, los verdes, los violetas y los resultantes de las mezclas entre ellos. Los colores fríos provocan una sensación de frescura, frialdad y pasividad, además transmiten seguridad, seriedad e inaccesibilidad.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Además de lo indicado sobre los colores cálidos y fríos, se puede decir que:

  • Los luminosos aportan accesibilidad y jovialidad son aquellos que en su composición contienen un tanto por ciento de blanco.
  • Los opacos añaden distanciamiento e inaccesibilidad, y contienen un porcentaje de negro.
  • Los colores en gama dan tranquilidad y serenidad, son la combinación de colores armónicos de una misma familia.
  • Los armónicos aportan dinamismo, son todos los que tienen la misma intensidad de color. En su composición tiene la misma cantidad de blanco o negro.
  • Los colores contraste, son joviales y dan cercanía, son lo opuesto a la armonía, es decir, tienen una diferencia acentuada de intensidad de color.
  • Los pasteles aportan dulzura, fragilidad y romanticismo, estos son colores con poca intensidad de color y bastante blanco.
  • Los neutros emiten serenidad, equilibrio y tranquilidad, van desde el blanco, pasando por el crema, el beige y el tostado, hasta llegar a los marrones; también la escala más pálida de los grises.
  • En cuanto a los colores básicos, el blanco aporta juventud, inocencia, frescura y sencillez; el negro, por su parte, transmite seriedad, elegancia, tristeza y distanciamiento y el contraste de ambos nos aportan respeto y dinamismo.

Ahora bien, os hablaré de la psicología del cada color.

Rojo: el rojo denota calor, peligro, poder, pasión y fortaleza. El rojo es el color más intenso en lo emocional, y estimula a una respiración y ritmo cardíaco más rápidos. Cuando se usa como color secundario, puede motivar a las personas a tomar decisiones rápidas y a incrementar las expectativas, sin embargo, puede realzar las emociones durante negociaciones y confrontaciones, por lo que será inteligente evitarlo en grandes cantidades cuando nos veamos ante situaciones en las que queremos llegar a un acuerdo.

Naranja: actúa como estimulante de los tímidos o tristes. Se asocia con la calidez y el otoño, las personas que lo usan son percibidas como de fuerte personalidad. El naranja brillante al igual que el rojo brillante, atrae la atención y evoca las emociones intensas, se puede usar en poca cantidad en entrevistas laborales y negociaciones.

Amarillo: inspira un amplio rango de emociones, desde alegría y esperanza hasta precaución, decadencia y celos. Asimismo, realza la concentración. Este es el color más difícil de asimilar para el ojo, por lo que puede saturarnos si es usado de más. Es aconsejable usarlo en pequeñas dosis en situaciones laborales.

Marrón: comunica credibilidad y estabilidad. Este es el color de la tierra y de la abundancia en la naturaleza, además, es un excelente color para transmitir información, ya que crea un ambiente neutral para discusiones abiertas.

Beige y canelo: como el marrón, éstos son colores de tierra, relajantes, reductores de estrés que invitan a la comunicación. Muchas veces son percibidos como poco enérgicos y pasivos, por lo que son los colores a usar para reconfortar a otros o para transmitir información.

Azul: el azul nos aporta tranquilidad, autoridad, confianza y lealtad. El color más demandado y produce las mayores ventas en el mundo, es muy adecuado para entrevistas y ventas. Es el empleado por las autoridades ya que el azul es el principal color transmisor de poder.

Violeta: es profundidad y misticismo. En su tonalidad púrpura implica realeza, suntuosidad y dignidad, es además el color de la pasión y el amor además de un estimulante de la imaginación.

Rosa: está asociado a la feminidad pero puede inspirar gran variedad de emociones, desde diversión y excitación (rosas intensos), hasta relajación y falta de energía (rosas pálidos). Significa ingenuidad, bondad, ternura y buenos sentimientos; es un color amable que hace sentir cariño, amor y protección; aleja de la soledad y aporta sensibilidad, normalmente se le asocia con el amor altruista y verdadero.

Verde: es un color de gran equilibrio porque está compuesto por los colores de la emoción (amarillo = cálido) y del juicio (azul = frío). Significa naturaleza, éxito, salud y seguridad, es un color relajante y refrescante. El verde es el color más fácil de identificar para el ojo humano y, actualmente es uno de los más populares para las decoraciones. El verde oscuro tiene una connotación masculina, conservadora y transmite salud y naturalidad.

Blanco: es un sinónimo de pureza, castidad y pulcritud; es el resultado de la suma de todos los colores. A menudo es usado por las novias para comunicar inocencia y en doctores y enfermeras para transmitir esterilidad, el blanco es un color neutral que va con todo.

Negro: el negro absoluto es la ausencia de color y de luz. Es símbolo del error, del mal y de la muerte; aunque también estiliza y transmite nobleza y elegancia. Es el color de la noche, proporciona un aire de autoridad, pero abusar de él puede implicar inseguridad y falta de capacidad creativa..

Gris: es el producto de la mezcla de blanco y negro, simboliza neutralidad y sofisticacion pero sugiere tristeza si lo usamos demasiado ya que nos recuerda al invierno. Después del azul, es el segundo color más popular a la hora de las entrevistas de trabajo ya que si queremos transmitir autoridad de un modo menos agresivo que con el negro, el gris es una buena opción.

Una vez visto el significado que nos aporta cada color, podemos hacernos una idea de aquello que realmente transmitimos cuando hacemos uso de ellos, muchas veces inconscientemente optamos por unos colores que enfatizan nuestro estado de ánimo y eso es percibido por los demás.

Es interesante también el factor cultural que yace detrás de la interpretación de los colores, ya que para algunas culturas un color puede tener un significado totalmente diferente que en otras y es un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de relacionarnos internacionalmente. El ejemplo más clásico de este factor cultural es el luto, para nosotros el color del luto es el negro, sin embargo, para gran parte de Oriente como India o Japón, el luto se representa mediante el blanco.

Otro punto a tener presente, es que no a todos nos favorece por igual un mismo tono de color, para ello habría que analizar a qué armonía de color pertenecemos (por el color de nuestra piel, nuestro color de ojos y de cabello, etc.) y a raíz de ahí crear un fondo de armario adecuado a cada uno. En el próximo artículo os hablaré de cómo reconocer a qué armonía pertenecemos, qué colores nos favorecen más y las combinaciones que podremos crear para cada ocasión.

Hasta entonces me despido con un fuerte abrazo.