Los tipos de cuerpos femeninos: conoce y realza tu figura.

img.jpg

Dibujo: Elena Florido

¡Hola de nuevo!, en el artículo de hoy vamos a hablar de los diferentes tipos de cuerpos femeninos. Saber cuáles son nuestras características corporales nos ayudará a darnos cuenta con mayor facilidad de aquellos puntos que podemos potenciar a través de la indumentaria.

Claramente existen muchas diferencias entre un cuerpo y otro, eso es lo que nos hace unic@s y especiales, no hay que acomplejarse por no llegar a unas medidas estandar (ya lo hemos dejado claro en artículos anteriores) tenemos nuestras propias medidas y hay que adorarlas.

Siguiendo el modelo estándar de figuras que describen el cuerpo femenino vamos a hablar de 5 tipos de figuras diferentes: reloj de arena, triángulo, triángulo invertido, rectangular y ovalado. Cada una de las figuras da lugar a crear estilismos determinados para esa tipología corporal en concreto. Haciendo un estudio previo de las líneas, formas, volúmenes, tejidos y colores sabremos cuales son las piezas que más nos favorecen.

Reloj de arena

Según el cánon de belleza actual, ésta es la figura considerada la “ideal” para la mujer por la armonía que dibujan las líneas de su contorno. Se caracteriza por la alineación de los hombros con el ancho de las caderas, dibujando una marcada sinuosidad en la línea de la cintura.  

Si se tiene esta morfología, lo adecuado es potenciarla con prendas que sigan la línea del cuerpo. Prendas ceñidas, que se ajusten al cuerpo como una segunda piel, aunque si se tienen unos kilitos de más podemos usar prendas no tan ajustadas pero que sigan la línea del cuerpo.  

La cintura es uno de los puntos fuertes de este tipo de cuerpo por lo que es buena idea utilizar cinturones que la enmarquen, eso sí, cuidado con la anchura pues si son demasiado gruesos podríamos provocar el efecto contrario.

Triángulo

Este tipo de cuerpo se caracteriza por un énfasis en las caderas que, a diferencia de la tipología anterior, son más anchas que los hombros. Muchas mujeres tendemos a acumular grasa en las caderas, por lo que este cuerpo es muy común y muy sexy.

Lo adecuado si tienes este tipo de cuerpo es potenciar la parte superior: el pecho, los hombros y el rostro. Una opción para provocar el efecto óptico de ensanchamiento de los hombros son las rayas “navy” o marinero, recuerda que las rayas horizontales “ensanchan” mientras que las horizontales “estilizan”.

También es aconsejable jugar con los colores, realza la parte superior con colores vivos y estampados y viste la inferior con diseños lisos y oscuros.

Debemos evitar cinturones o accesorios en la zona de las caderas, ya que éstos atraen la atención hacia esta zona del cuerpo.

Asimismo, a la hora de usar pantalones es aconsejable utilizar los de corte recto, evitando pantalones o faldas excesivamentes cortos que darán volumen a esa zona. En cambio las faldas en forma de “A”, que el vuelo o volumen comienza en la zona de las rodillas y en la zona de las caderas queda más recta favorecen mucho.

Triángulo invertido

Esta tipología se distingue por tener los hombros más anchos que las caderas, es muy común en nadadoras y gimnastas por la continua utilización de su tren superior. La estrategia a seguir sería la misma que en el caso anterior pero a la inversa, es decir, potenciar la parte inferior del cuerpo, ¿cómo?, vamos a verlo.

Nos favorecerán las prendas que nos aporten volumen: faldas de volantes, accesorios, pantalones con bolsillos marcados…  los colores también serán nuestros aliados si vestimos prendas claras en las partes inferiores y los oscuras en las superiores, debido al efecto óptico que producen (los oscuros reducen volumen mientras que los claros lo aumentan). Añadir cinturones, pañuelos u otros accesorios dirigirá la mirada hacia esa zona, potenciándola.

Las prendas que mejor podrían disimular nuestros hombros son aquellas sueltas (evitar los tops ceñidos) con cuellos de pico o en “V” o los accesorios que simulen esa forma (collares largos atados al extremo o con forma de “V”).

En el caso de las blazer, por ejemplo, es aconsejable que lleguen a la altura de la cadera en lugar de a la cintura ya así conseguimos estilizar más nuestra figura.

Rectángulo

Este tipo de cuerpo es proporcionado, similar a la figura de reloj de arena, es decir,  los hombros tienen la misma anchura que las caderas. La diferencia radica en la cintura; éstas miden aproximadamente lo mismo que los hombros creando una morfología rectilínea en lugar de sinuosa. Gran parte de las modelos tienen estas características.

El reloj de arena con el paso del tiempo o debido a los embarazos puede llegar a tener este tipo de morfología, ya que pierde la línea marcada de la cintura; por ello es interesante descubrir qué prendas son las más favorecedoras para este tipo de cuerpo.

Las mujeres con este tipo de cuerpo suelen verse acomplejadas por su falta de curvas, por lo que es recomendable potenciar las zonas que, de manera natural, aportan sinuosidad.

Así, una buena idea sería destacar el busto con prendas escotadas (ya sea en forma de “V” o con escote redondo), accesorios o diseños que resalten esa zona. Los cinturones y similares ayudarán a enfatizar la cintura dando la sensación de una silueta curvilínea y podemos llamar la atención sobre nuestros hombros mediante abalorios, detalles o, incluso, hombreras tipo años ochenta.

Las faldas o vestidos con volumen en la parte inferior amplían ópticamente las caderas y así la cintura parecerá más fina y definida.

Ovalada

Es una morfología bastante común entre las mujeres, se caracteriza por poseer busto, cintura y caderas de similar proporción con unos hombros más finos y piernas delgadas.

El principal punto débil es el abdomen, por lo que es recomendable usar prendas que enfaticen posibles puntos fuertes como el pecho, usando escotes verticales o accesorios, o las piernas, con ayuda de faldas y vestidos.

Los colores pueden jugar un papel interesante, podemos estilizar visualmente nuestra figura usando un único color en todo el cuerpo. La paleta de colores nos proporciona una gama muy amplia de tonos que podemos utilizar a nuestro favor recordando que los tonos oscuros estilizan más que los claros.

Es recomendable evitar estampados grandes y demasiado llamativos ya que darán la impresión de tener un cuerpo más voluminoso. No por ello debemos dejar los estampados de lado, por supuesto, pero os aconsejamos elegir con cuidado los diseños fijándonos en el efecto que tienen sobre nuestro cuerpo.

Cuidado con las prendas demasiado ceñidas así como con las demasiado anchas y, si hablamos de pantalones, nos favorecerán más los de corte recto.


Como añadido adicional, cualquier mujer que quiera verse más estilizada encontrará un amigo fiel en los tacones. No es necesario usar tacones altos para conseguir el efecto, con poca altura también estilizamos además de favorecer nuestra postura corporal y darnos ese punto  femenino tan coqueto.

Para terminar, recuerda que éstos son sólo algunos parámetros básicos que puedes tener en cuenta si tu cuerpo se acerca a alguna de las tipologías que hemos mencionado. El hecho de que muchas mujeres pueden sentirse identificadas con estos tipos de cuerpo no significa que puedan haber otras muchas cuyas características difieran.

Mi principal objetivo es que puedas tener una idea de qué llevar y qué no para que te veas bien y para que se note que te sientes bien con ello; a fin de cuentas la ropa la llevas tú no te lleva ella a ti, y tiene que ir en armonía con tu estilo personal y tu cuerpo.

Así que, te animo a que te conozcas mejor, ames tus figura y sepas resaltarlas siguiendo tu estilo.