Zapata y el tuit

img.jpg
The collection this block was previously pointing to has been removed. Please select another.

Guillermo Zapata. Foto: EFE

Guillermo Zapata, concejal de Cultura y Deportes del flamante equipo de gobierno de Manuela Carmena, está siendo mediáticamente atacado por la publicación de un tuit en su cuenta personal de Twitter hace cuatro años, concretamente:

¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero

Zapata afirma que este comentario fue hecho a propósito de una conversación acerca de los "límites del humor" y que se ha descontextualizado a propósito por razones políticas.

Bien, en cuanto a lo primero cada uno puede sacar las conclusiones que crea conveniente. Es cierto que el humor negro es polémico (para eso existe) y es cierto que Zapata se ha definido como amante de este tipo de humor lo cual, por otra parte, no es un crimen cuando eres un ciudadano de a pie y, sobre todo, cuando andas metido en el mundo del cine y del guión como es su caso (el guión cinematográfico necesita a menudo mentes cínicas que generen tramas locas y comercialmente atractivas, sea cual sea el significado de "comercialmente atractivas"). No obstante, cuando ostentas un cargo público las cosas cambian, ya no eres un ciudadano que necesita ser representado por sus dirigentes políticos, ahora eres ese dirigente político que tiene que representar a sus ciudadanos, muchos de los cuales pueden sentirse ofendidos por esa suerte de comentarios.

En cuanto a lo segundo, bueno, personalmente creo que es obvio que este tuit se ha descontextualizado por razones políticas, no se puede esperar que creamos que casualmente se toparon con él justo después de haber sido investido concejal y mucho menos cuando ya tenemos experiencia sobre el escrutinio político al que han ido sometiendo a todos los representantes de Podemos y variantes. Recordemos el famoso caso Monedero y cómo terminó con su desgaste político y su salida de la cúpula de la organización (Monedero, por cierto acudió a La Sexta Noche para comentar este tema, podéis ver sus declaraciones aquí). Zapata, por su parte, contempla la dimisión y se pone en manos del debate público, será la gente la que decida si se va o se queda. Funcione como funcione este debate, Zapata ya ha explicado su tuit y ha pedido disculpas en una carta que podéis leer en Público.

Independientemente de cómo se solucione esta primera embestida al gobierno de Ahora Madrid, queda en el aire un tema que parece seguir acechando a los cargos públicos del mundo: el uso de las RRSS cuando tu imagen ya no te representa solo a ti sino a tu marca (sea esta política o empresarial, si es que hay alguna diferencia entre ambas). Si eres usuario de una red social de carácter personal y no tienes ninguna responsabilidad pública puedes ejercer tu libertad comunicativa tanto como te plazca (sin atacar la libertad de otros, claro), pero desde el momento que entras a formar parte de una organización con aspiraciones gubernamentales debes ser mínimamente consciente de las repercusiones que esa libertad comunicativa pueden tener en el ejercicio de tu cargo, debes saber que vas a ser estudiado, acosado y exprimido por tus competidores para tratar de que el mensaje que puedas dar a tus representados se vea desvirtuado por una cuestión personal, por lo tanto aquí va mi consejo: bloquea tu cuenta personal y abre una cuenta profesional llevada por profesionales de la comunicación o, por lo menos, revisa tu timeline y elimina todo aquello susceptible de ser descontextualizado para herirte públicamente.

La información siempre se ha usado para manipular, es por eso que debemos ser muy críticos con todo lo que salta a las parrillas mediáticas y muy cuidadosos con lo que dejamos ver de nosotros mismos en plataformas públicas, esta es, al fin y al cabo, la Era de la Desinformación.