Homenaje al Periodismo

img.jpg

Ayer, día 27 de junio, tuve el placer de asistir a la decimoséptima entrega del premio Telde al Mérito Cultural 2015 cuyo galardonado fue el tinerfeño Juan Cruz Ruíz, uno de los periodistas más importantes de España y un referente a nivel personal. Es poco común que un premio como este lo reciba un personaje de fuera de nuestra ciudad, pero más inaudito aún es que se lo entreguen a alguien de la isla vecina. Esto nos hace una idea de lo importante de la figura de este periodista y escritor, cuya trayectoria nos enorgullece a todos los canarios, entendiendo, como el propio Juan Cruz comentó en el acto, Canarias como concepto unitario de todos los habitantes de las siete islas.

Fue un placer escuchar en directo a este “poeta del periodismo”, donde aceptó el premio con un largo, entretenido y emotivo discurso en el que no necesitó de papel, haciendo gala una vez más de un verbo, prosa y poder comunicativo que extasiaron a los allí presentes. Nos contó sus inicios en Puerto de la Cruz, de como su asma le obligaba a encerrarse días y días entre las cuatro paredes de su habitación, teniendo la radio como inestimable compañera en esa larga soledad, la cual lo transportaba a cualquier rincón del mundo a través de las crónicas de los partidos de fútbol. Él mismo señala a la radio y al fútbol como dos de sus pilares básicos a la hora de convertirse en quien es hoy en día. También nos indica que fue la Unión Deportivas Las Palmas el primer equipo profesional que ve en su pueblo de origen, convirtiéndose desde ese día en seguidor de nuestro conjunto.

Un lujo lo que pudimos vivir, una de las mejores plumas que ha dado Canarias, no se ha conformado con el periodismo, su verdadera pasión, sino que afortunadamente ha querido sacar partido de su enorme talento con la escritura y publicar fantásticas obras como “Crónica de la Nada hecha pedazos” o “El sueño de Oslo”. Alguien de quien sentirnos orgullosos todos los canarios, un referente que aboga por el mutuo apoyo de todas las islas y sus habitantes.

Me sentí feliz que esta asociación teldense reconociera la trayectoria de un personaje como este, aun cuando es nacido en Tenerife y afincado en Madrid. El único “pero” que le pongo al acto fue la larga e innecesaria intervención de Carmelo Ojeda, director de Teldeactualidad, quien solo tuvo palabras para su empresa y se olvidó por completo de nuestro protagonista, de la razón por la que se celebraba el evento.