#ElSueñoDeTodos

img.jpg

Hay un hastag que se repite continuamente entre los habitantes de Gran Canaria desde el pasado sábado, un hastag que pone de manifiesto la ilusión de la afición amarilla por volver a ver a su equipo en primera 15 años después, un hastag a través del cual los propios futbolistas del conjunto canario pueden ver y compartir la ilusión, esperanza y fe que la gente ha depositado en ellos: #ElSueñoDeTodos. El nombre de este hastag resume perfectamente el sentir de los hinchas isleños estos días, y es que un año más, y vamos por el tercero consecutivo, la Unión Deportiva roza la máxima categoría del fútbol español.

Tras la dramática situación vivida en el último partido de playoffs durante la pasada temporada, la afición, lejos de desmotivarse y tirar la toalla, respondió con más fuerza que nunca, aumentando el número de abonados y de asistencia media al Estadio de Gran Canaria durante esta campaña. El presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, abatido como un aficionado más tras lo sucedido frente al Córdoba, tampoco se dejó llevar por la tristeza y realizó su mejor fichaje hasta la fecha: Nico Rodríguez, secretario técnico procedente del Alcorcón. Ambos trajeron a Paco Herrera y formaron el equipo más competitivo de la última década. Esta buena gestión se vio reflejada en el campo, y aunque el objetivo inicial era el ascenso directo, pocos se podrían imaginar que los 78 puntos cosechados durante la campaña tan solo iba a servir a Las Palmas para situarse en el 4º puesto de la tabla clasificatoria. Durante mis 23 años de vida, el equipo amarillo jamás logró una puntuación tan alta en la categoría de plata, es más, en el último ascenso conseguido por la escuadra insular, en el que terminó como líder de la clasificación, consiguió 72 puntos, 6  menos que durante esta campaña.

Llegamos a la 2º ronda de playoffs tras eliminar a otro de los favoritos para el ascenso, el Real Valladolid. El tanto logrado fuera de casa resultó vital para el pase, y ni las patadas del rival (4 expulsados en los 2 partidos) ni la sorprendente falta de puntería pocas veces vista antes, empañó la superioridad del equipo isleño y la justicia de su victoria. Llegaba a la última eliminatoria para enfrentarse a un Zaragoza que hizo 17 puntos menos que Las Palmas y que venía de realizar una hazaña memorable contra un deprimido Girona al que le remontaría en su propio feudo un 0-3. La mala suerte se volvió a cebar con los isleños y el partido acabaría con un 3-1 favorable para el equipo local.

Mañana Las Palmas vuelve a tener ante su público una cita histórica, el tan ansiado ascenso a 1ª división. Un partido a la que la gente ha respondido de manera espléndida agotando las entradas para los no abonados en tiempo récord y sin dejarse amilanar por el duro revés sufrido en Zaragoza. Da igual lo que tenga en frente el aficionado amarillo, da igual si hace dos años nos eliminaron en la prórroga en la primera ronda, da igual si el año pasado fuimos los tristes protagonistas de un hecho inaudito en el fútbol mundial, da igual si este año, aun consiguiendo una cantidad ingente de puntos, nos vemos obligados a jugar de nuevo los traumáticos playoffs, da igual si el resultado en la ida obliga a una épica remontada. El domingo el aficionado amarillo se dejará la voz cantando porque saben que los jugadores se dejarán la piel jugando. Yo creo en la remontada, el aficionado a pie lo cree y la plantilla lo cree, así que ¿Por qué no soñar? Llegó el momento de cambiar la historia. ARRIBA D’ELLOS!