Hora de moverse: Manifestación a favor de la Reforma de la Ley Electoral Canaria

cartelconjuntorec19j2.jpg

Cartel de la Manifestación por la Reforma Electoral Canaria de Demócratas para el Cambio

El próximo viernes 19 de junio. la organización Demócratas para el Cambio convoca una manifestación a favor de la Reforma Electoral Canaria. La concentración comenzará a las 19.00 h. en el Obelisco (Pza. de la Constitución en la calle Tomás Morales) y terminará en la Sede del Gobierno de Canarias (Pza. Dr. Rafael O´Shanahan) con la lectura del Manifiesto preparado por la organización.

Canarias tiene una de las leyes electorales más desproporcionadas de España: la asignación de escaños se reparte entre las islas de manera que en las islas de mayor población (Gran Canaria y Tenerife) cada voto unitario tiene un valor irrisorio mientras que las islas menores tienen los índices de representación más altos del país, lo que significa que cada voto tiene una representación mucho mayor a la hora de asignar escaños. Con este sistema la mayor parte de la población canaria queda anulada a la hora de dar su voto a un partido político ¿es esto lógico?

El principal fundamento de la Democracia es que el pueblo tenga el poder de elegir a sus representantes, de elegir a aquellos que lleven el rumbo del país que llamamos nuestro, ¿cómo se puede cumplir ese fundamento cuando unos votos valen más que otros? El sistema electoral canario tiene agujeros aún más profundos que los de la consabida Ley D´Hont, creada tras la muerte de Franco para controlar la Transición Española hacia la Democracia concentrando la mayoría de los votos en unos pocos partidos; esta ley quizás fuese necesaria en esos tiempos o quizás se debió hacer de otra manera, sea como fuere, hoy en día el mantenimiento de este sistema no hace más que favorecer a los partidos históricos dificultando la llegada de fuerzas nuevas.

Es por esto que los movimientos ciudadanos son necesarios para ejercer presión sobre el Poder y lograr una ley electoral más justa en la que cada voto tenga el mismo valor independientemente de quién sea o de dónde resida el votante.