Los niños con cáncer del Materno irán al quirófano en coche de juguete
Foto ElDiario.es

Foto ElDiario.es

Los niños con cáncer ingresados en el Hospital Materno Infantil de Canarias podrán desplazarse a partir de ahora al quirófano en un coche de juguete, en lugar de en camilla, y con la compañía de un payaso, que les ayudará a que pasar por una operación les resulte menos estresante.

Este centro del Servicio Canario de la Salud y la asociación de familias de niños con cáncer Pequeño Valiente han presentado este lunes "Risopérate", un proyecto pensado para pacientes de hasta seis años en el que colabora también el grupo hotelero Riu.

El gerente de este complejo hospitalario de Gran Canaria, Víctor Naranjo, ha explicado que "estos elementos servirán para que los niños en su estancia y trayecto al quirófano estén más cómodos".

"El entorno hospitalario es agresivo y raro para los pequeños y por ello se hacen esfuerzos por parte del hospital, Pequeño Valiente y Riu encaminados a aliviar la tensión y la sensación de incomodidad de los niños durante su estancia hospitalaria", ha indicado.

Gracias a esta iniciativa, la Unidad de Oncohematología del Hospital Materno Infantil, que en este momento atiende a unos 120 niños, va a contar con un tren fijo de juguete, que se va a colocar en el acceso a las consultas externas, y con un coche eléctrico que servirá para los trayectos al quirófano.

"Todas las actividades que ayuden a los pacientes en general y niños en particular a estar más cómodos son positivas", sobre todo para los pequeños, pero también para sus familias y para el personal sanitario, ha señalado el gerente del hospital.

El presidente de Pequeño Valiente, José Jerez, ha destacado que "esta idea nace del Payaso Pepón y del impulso de varias empresas colaboradoras que han apostado por este proyecto".

Su objetivo, ha detallado, consiste en que "los niños y sus padres vayan al quirófano lo más tranquilos posible".

Este servicio "se activará a demanda de los padres y médicos" y cuenta "con un equipo de psicólogos y una decena de voluntarios, además del Payaso Pepón", que serán los encargados de que "esa ruta al quirófano sea lo más cómoda posible".

Según ha informado Jerez, el servicio "ya está operativo con un equipo que se ha preparado por más un año para este fin" y "se activará a demanda, también para pacientes no oncológicos que lo soliciten".

Como ha recordado el gerente de la asociación "un promedio de 35 niños al año son ingresados en esta unidad, que se suman a los que están en tratamiento y con secuelas".

Entre los pacientes, "las operaciones son habituales y las entradas en quirófano, sobre todo por tumores cerebrales o para la colocación del 'port a cath' para la quimioterapia, etcétera", ha informado Jerez.

José Antonio Díaz, el alter ego del Payaso Pepón, ha explicado que "cuando tienes un contacto directo con los niños quieres alegrarles el día y hacerles felices" y es por eso por lo que "siempre estamos buscando la manera de sacarles una sonrisa".

Con la campaña Risopérate, la idea es "llevarlos al quirófano en un camino más ameno y divertido y así evitar que vayan en tensión".

"Es una idea vista en un hospital en Francia y que hemos querido añadir porque siempre estamos pensando nuevas opciones. Cuando el gerente del hospital tiene una inspiración, yo como motor trato de que su idea se haga realidad", ha relatado Díaz.

Mary Caballero, madre de un niña de nueve años ingresada en la unidad, ha valorado esta iniciativa ya que, a su juicio, "todo está en la cabeza y es muy importante la actitud".

"Estas campañas ayudan, porque no es lo mismo verlos en una camilla que así, que se divierten, y aunque saben que van a luchar por su vida lo hacen con otra disposición", asegura esta madre.

Su hija, Nayeli, ha explicado a los periodistas que su parte favorita "es el payaso, que es el más divertido".

"Cuando él viene, me gusta más estar aquí", ha señalado esta pequeña paciente, que lleva un año enferma.

La misma idea ha compartido José Miguel Gamarra, padre de Pablo, que ha recalcado que "todo lo que sea mejorar la calidad de vida y la estancia de los niños en el hospital es muy positivo para ellos".

"Están prácticamente recluidos aquí y este tipo de acciones son necesarias", ha señalado este familiar.