Más de tres vueltas al mundo en Sitycleta
Sitycleta.jpg

La Sitycleta, el sistema de bicicleta pública compartida del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, acaba de terminar el año 2018 con cerca de 20.000 usuarios registrados, más de 2.000 personas abonadas en las diferentes modalidades y más de 8.000 ciclistas activos que utilizan el servicio. En enero se espera que el número de abonados supere los 2.327 existentes en la actualidad, según informó esta semana Sagulpa.

Las horas totales de uso a lo largo de todo el año pasado fue de 49.414, lo que ha evitado emitir a la atmósfera 124.522 moléculas de dióxido de carbono (CO2). Como dato curioso, los 741.205 kilómetros recorridos por los usuarios ha equivalido a más de tres vueltas al mundo por la línea del ecuador.

El nuevo sistema lleva en activo nueve meses. En este periodo ha demostrado una acogida similar al el anterior sistema denominado Bybike. A lo largo de los tres años en que funcionó Bybike, el mayor número de usos mensuales fue de 21.307, mientras que la Sitycleta ha registrado más de 17.000 usos, una cifra muy cercana que se espera que en pocos meses se supere.

Al día. El récord de usos en un día es de 743, mientras que Bybike no superó nunca los 740. A nivel de número de usuarios, la Sítycleta ha sobrepasado además a las antiguas bicis, con 19.617 frente a los 19.292.

Gestión. El concejal de Movilidad y Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez, cree que los datos demuestran que la puesta en marcha de la Sitycleta ha sido un acierto y el hecho de que sea Sagulpa quien lo gestione directamente, también. "El incremento del número de bicis, la facilidad de acceso a las mismas, la mejora en la calidad del servicio y contar con más estaciones, ha posibilitado que la bicicleta se haya convertido en una alternativa real para la movilidad. Junto con la puesta en marcha de la nueva red de carriles bici, será el salto definitivo para que veamos cómo la bici será el modo más eficiente para desplazarse por la ciudad", ha asegurado en una nota remitida a los medios de comunicación por Sagulpa.

Nacionalidades. Durante el pasado mes de diciembre, unas fechas con muchos días festivos donde ha habido un puente y además coincide con las fiestas navideñas, parece que el usuario local ha cedido el puesto a los extranjeros. Ha habido un incremento significativo del uso por parte de los alemanes, que ocupan el primer lugar, seguidos por británicos, italianos, franceses, polacos, holandeses, nórdicos y otros países. Aunque en el resumen del año son los italianos los que más utilizan la Sítycleta, siendo un total de 2.286 frente a los siguientes puestos que corresponden a alemanes (1.709); británicos (1.092) y resto de países.

Tiempo de uso y lugar. En general, la duración media de uso de la bicicleta es de 21 minutos y 33 segundos, siendo el horario más demandado entre las 12:00 y las 18:00 horas. En cambio, por la tarde-noche baja la intensidad. Las bases con más alquileres son las del parque Santa Catalina, la Base Naval, plazoleta de Farray, San Telmo y la plaza O'Shanahan. Las que menos, las del aparcamiento Sanapú, el mercado Central y la piscina Julio Navarro.

Recorridos. Por otro lado, los trayectos más frecuentes son el de la plazoleta de Farray-Churruca ida y vuelta; plaza O'Shanahan-Base Naval en ambos sentidos; y parque Santa Catalina-Castillo de la Luz, también en la ida y en la vuelta. El récord de usos se registró el 16 de octubre con un total de 743.

Abonados. El bono anual sigue siendo la opción más utilizada - en el 40% de los casos-, mientras que el mensual es elegido por un 15% de los usuarios y, el semanal, por un 14% de los mismos. El familiar sólo lo elige el 2% de los abonados.

Smart. La aplicación de la Sítycleta, que permite realizar el alquiler desde el móvil, ha contado con una gran aceptación entre los amantes de este tipo de transporte público. Prácticamente el 80% de los usuarios la utiliza, mientras que y un 22% alquila a través de la web.

Incidencias. Las más comunes han estado relacionadas con que no se registra la devolución en su anclaje; la mayoría de las veces debido a que el usuario no marca en el dispositivo que ha entregado la bicicleta. El número, sin embargo, baja a medida que los usuarios conocen mejor el recurso. De hecho se pasó de 280 incidencias justo después de ponerse en marcha a 47 en noviembre.