San Bartolomé de Tirajana vendimia casi 129.000 kilos de uva
2018_Vendimia04.JPG

Los 128.756 kilos de uvas recogidos por los agricultores de San Bartolomé de Tirajana desde principios de agosto y hasta finales del pasado mes de septiembre sitúan a este municipio como el máximo vendimiador de toda la Isla durante este año 2018.

Ese importante dato facilitado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Gran Canaria pone de manifiesto que en esta campaña los viticultores de este municipio han duplicado casi en un 80% la cosecha del pasado año 2017, en la que se recogieron 71.767 kilos.

El concejal de Agricultura y Ganadería del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tiajana, José Carlos Álamo Ojeda, ha querido felicitar públicamente el trabajo que los viticultores de este municipio han venido desarrollando en los últimos años en la renovación, tratamiento y cuidados de sus viñedos, con inversión y esfuerzo importantes.

“El comportamiento exitoso de esta vendimia es un premio a la constancia de los agricultores. Los viticultores tirajaneros han dado ejemplo de un manejo ejemplar de sus viñas, tanto en el tratamiento y control de los cultivos y sus cuidados fitosanitarios, como en la propia campaña de recogida”, afirma Álamo Ojeda.

La abundante producción de esta vendimia en este municipio, que se inició con al menos medio mes de retraso debido la maduración tardía, obedece sobre todo a la prolongación de la temperatura invernal a lo largo del año y a la práctica inexistencia de grandes olas de calor que malearan la uva.

Además, en esta vendimia destaca también la gran calidad de la uva recolectada, que ha ofrecido un estado sanitario excelente, con muy baja incidencia fitosanitaria, como consecuencia de las suaves temperaturas que caracterizaron sobre todo los meses de verano.

La mayor parte de la producción de uva en el municipio de San Bartolomé de Tirajana responde a las variedades de Malvasía volcánica, Bremajuelo, Verijadiego blanca, Albillo y Verdello.

Como se recordará, la prolongación climática invernal provocó también el retraso en las campañas de recogida de los albaricoques y de las aceitunas, dos cultivos frutales característicos y de enorme importancia económica y paisajística en el hábitat rural de las medianías de Las Tirajanas.