¿Y tú a qué dedicas tu tiempo?

Paula Bolaños

Algunes dicen que es por la cultura, otres por intermediación divina y otres que tenemos algún tipo de mutación cromosómica, pero la realidad es que a les españoles eso de trabajar gratis nos genera muchísima ansiedad.

En otros países el voluntariado es parte intrínseca de la evolución de prácticamente todos los grupos sociales, personas de toda naturaleza y condición donan una cantidad de tiempo regularmente para desarrollar y participar en proyectos de todo tipo; pero aquí en España, por la razón que sea, parece que el voluntariado nos provoca urticaria, ¿para qué vamos a dedicar nuestro esfuerzo a algo que no genera beneficio económico directo?, ¿por qué íbamos a regalar nuestro tiempo para realizar un trabajo que perfectamente podría realizar otra persona?, pues bien, aquí te dejamos alguna que otra razón:

  • Las acciones de voluntariado transforman el mundo: cuántas veces habremos oído eso de "¡pero es que esto está muy mal gestionado!", "¡no existen oportunidades para tal o cual colectivo!", "¡pero es que las personas a cargo no saben lo que hacen!"; pues mira tú por donde, siendo voluntarie TÚ puedes ser la persona a cargo, ayudar a gestionar adecuadamente y generar oportunidades para un sinfín de colectivos. Tu experiencia y tus habilidades son útiles, no esperes a que una oportunidad profesional te abra las puertas, ¡crea tu propia puerta!
  • Experiencia profesional sin miedo al despido: sabemos que el mundo laboral es un laberinto, para trabajar es necesaria experiencia pero para conseguir experiencia debemos trabajar... toda una paradoja que mira tú por dónde tiene una muy fácil solución: el voluntariado (¿cómo lo has sabido?). Hoy en día hay muchísimas plataformas y organizaciones que tienen puestos disponibles y específicos para voluntaries que te permiten obtener experiencia en un entorno de tu elección y que te pueden dar referencias para futuros empleos, si no sabes por dónde empezar, puedes echar un vistazo a los puestos que A.C.S.E.S.O. tiene disponibles.
  • Autoayuda en vena: está muy de moda eso de cuidarnos física y espiritualmente y qué mejor lugar para ser mejor persona que donando nuestro bien más preciado: nuestro tiempo; ya sea porque colaboramos a personas que necesitan toda la ayuda que puedan conseguir, o porque colaboramos a desarrollar un proyecto en el que confiamos; el resultado es el mismo: estamos dedicando nuestro tiempo a mejorar el mundo, y eso nos da un montón de puntos de karma.

Si ahora mismo cayésemos en la utopía de que cada uno de nosotros donase 10h semanales a un proyecto u organización, en unos pocos años habríamos solucionado una gran parte de los problemas que nos quitan el sueño, tales como: habríamos introducido nuevas políticas medioambientales para proteger el planeta, habríamos acabado con la desigualdad de género, viviríamos en una sociedad tolerante y segura, nuestras ciudades estarían limpias, habría más oportunidades para los colectivos más desfavorecidos y un largo etcétera.

Dibuja tu propia utopía y persíguela colaborando con una organización en la que creas, todo se reduce a una pregunta, ¿qué estás dispueste a hacer para cambiar el mundo?