La Ruta Playa Viva en pie de guerra

Bite

En esta ocasión nos dirigimos al paraíso de La Cicer, en la capitalina Playa de Las Canteras para entrevistar a José Moma, uno de Los dueños del conocido NY TAXI RockBar en el que se viene promoviendo la escena musical local desde hace 8 años, pero que últimamente tiene algunos problemas para llevarlo a cabo por las continuas denuncias de un vecino.

Conozco a Moma y la situación así que de entrada creo conocer todas las respuestas a las preguntas que voy a realizarle. José Moma lleva tatuado en un brazo “YOU MAY SAY I'M A DREAMER” y con los soñadores ya se sabe, no cejan en su empeño por conseguir sus sueños…

¿Qué pasa jefe?, ¿cómo estás?

Pues estoy, que no es poco Bite, y acabadito de cumplir 44 años recientemente, rodeado de mucha gente genial, así que podría decirse que muy muy bien.

¿Qué tal estos últimos conciertos?, ¿y qué tal la aceptación de la gente?

Pues la verdad es que después de estar desde diciembre haciendo todos los conciertos de los dos locales en acústico, y teniendo en cuenta lo que eso supone a la hora de programar cosas con una calidad aceptable en un sitio tan pequeño, creo que demasiado bien se porta la gente.

Si le añadimos que nuestro querido Ayuntamiento nos sanciona por programar estos mismos conciertos y llevarlos a cabo tal y como ellos nos han indicado (con la consiguiente paliza que le tenemos que dar a todos nuestros clientes y amigos cada semana), ya no es aceptación, es casi devoción por apoyar una causa justa.

Además, el Ayuntamiento también nos precinta los acústicos dentro del local y nos quita la música de ambiente, y aún así seguimos teniendo gente que viene a vernos y a compartir nuestras penas y alegrías. La realidad es que llegas a pensar que algo debemos de estar haciendo bien, aunque a nuestros gobernantes les repatee que así sea.

¿Crees que te equivocaste de profesión o te reafirmas en lo que haces?

Sin duda me equivoqué, ¡pero porque yo iba para estrella del rock&roll!, pero nunca creí que eso pudiera llegar a ser una realidad. Salvando eso, estoy encantado de la vida de hacer lo que hago porque me apasiona.

Una pena es que además de mi trabajo, que es crear y programar ocio y cultura, tenga que dedicar en ocasiones el 120% de mi tiempo a pelearme con las instituciones y con un vecino intolerante para poder seguir trabajando en lo que me gusta y además dar trabajo a las 20 personitas que somos ya el equipo del NYC TAXI RockBar a día de hoy.

¿Cómo se lleva lo de estar perseguido por algo que consideras, y muchos consideramos, tu sueño?

Es sencillamente lamentable que después del trabajo y el esfuerzo de muchos años para conseguir construir una ruta de conciertos en plena Playa de las Canteras que se lleva a cabo durante todo el año, con una repercusión internacional, con el mejor de los ambientes, con el mejor de los públicos, y sin incidentes en más de 8 años que llevamos ya trabajando; que venga un partido político salvador de izquierdas a destruirlo en un añito de gobierno por las quejas indiscriminadas, reiteradas e injustificadas de un vecino que alega que no puede descansar un sábado a las 19:30 de la tarde. Es sencillamente espeluznante.

¿Cómo se lleva lo de ser empresario?

Yo estudié lo que antes era empresariales. Siempre tuve claro que no quería tener a nadie que decidiera por mí, y efectivamente así ha sido, porque son más de 25 años de autónomo que llevo ya, si no me equivoco.

¿Cuál crees que es la tecla que nos falta por tocar para llegar ser capital europea de la cultura?

Desde mi punto de vista hay dos cuestiones que van de la mano: la primera es eliminar de la cabeza del ciudadano de esta capital que la cultura es gratis. Si no se gasta dinero privado en cultura es muy complicado que tenga una sostenibilidad, porque depender de las partidas presupuestarias que los partidos políticos designen según sea uno u otro el que manda, bueno, está más que demostrado que no funciona. Todavía me duele ver cada sábado a gente comprando latas en los bazares, en lugar de hacerlo en los locales que trabajamos, pagamos y organizamos los conciertos.

La segunda cuestión es el apoyo a los promotores culturales, no solo con medios económicos o materiales, por una parte para que empiece a haber oferta cultural de calidad que cree en el público las ganas de consumirla, y por otra parte, y creo que es igual de importante, eliminando trabas burocráticas y administrativas. Es increíble que cualquier evento que se desarrolle en la calle en esta ciudad, dependa del criterio de un vecino malintencionado pero muy bien relacionado.

Las ordenanzas están mal concebidas y te quitan las ganas de hacer cosas, por ejemplo, ¿sabías que para organizar un evento en suelo público un sábado por la noche, tienes que empezar a montar varios días antes para que el Ayuntamiento te supervise todo antes del viernes a mediodía y te den el permiso?, pues en esas estamos, porque no hay nadie que venga un sábado o un domingo a verificar lo que sea que tenga que verificar. Aún así, si a un vecino le parece que molestas, aún teniendo tu licencia, tu plan de seguridad, tu plan de emergencia, tu proyecto, tus vigilantes jurados, tu control de accesos, tu equipo alquilado, tu personal contratado y asegurado, tu seguro de RC, los grupos y la mercancía comprada, puede venir la Policía Local y pararte el evento, ¿quién es el guapo que trabaja así? Yo desde luego no.

Se supone que con Podemos en el Ayuntamiento estaría todo más cercano a la cultura, ¿no?

Me encantaría que así hubiese sido, lamentablemente es más de lo mismo, me explico: Podemos tiene las dos Concejalías de las que depende la Ruta Playa Viva (la de Distrito Puerto Canteras y la Urbanismo), estoy pendiente de una supuesta regulación de la Ruta desde enero de 2016, cuando empezaron los problemas (el propio Alcalde Augusto Hidalgo se comprometió públicamente a hacerlo), un año después nada de nada, ni caso, ni a mis solicitudes para entrevistarme con él, ni a las más de 4700 firmas presentadas a favor de la creación de este marco legal.

Varias denuncias después, varias entrevistas en radio, televisión y prensa después y alguna sanción de regalo de 3000 euritos, seguimos exactamente igual o peor, porque hemos tenido dos reuniones para vernos las caras con las concejalías que te comentaba, pero exactamente para eso, para vernos las caras, porque a día de hoy no hay nada de nada, seguimos en acústico y seguimos sin regulación.   

¿Qué harías tú para solucionar esta situación?

La única manera es regular con la mente abierta y escuchando la problemática de todas las partes implicadas, además de con técnicos independientes que expliquen a quienes toman las decisiones cuál es la realidad del asunto porque, seguro que si se hubieran molestado en averiguar, esto se habría solucionado hace mucho tiempo.

Buscar el diálogo, la comprensión, y llegar a acuerdos que satisfagan a todos, no hay otra manera, pero para eso hay que tener interés, y ganas de solucionar las cosas, de ejercer de representantes de todos, y no de inquisidores, que es como parece que actúa en ocasiones el servicio de actividades clasificadas de este ayuntamiento.

Como empresario creador de 20 puestos de trabajo, ¿te ves amparado?

Me siento respaldado por todos las miles de personas que me apoyan, que nos apoyan y que entienden que esto es absurdo. Hago lo que el propio ayuntamiento me ha autorizado, y me sancionan, por no hablar de que la persona que se queja vive en esa casa desde hace 25 años, según el dice, y desde hace 25 años esa vivienda tiene un local comercial debajo que no lo he puesto yo. Hace 25 años esa vivienda estaba en 3ª línea de una playa frecuentada por los que cogíamos olas y por yonkis, pues bien, con los impuestos que, entre otros, empresarios y ciudadanos pagamos, este señor vive en primera línea de una de las mejores playas urbanas del mundo, ¿y pretende tener una playa privada con avenida para él solo?, no estoy de acuerdo, en absoluto estoy de acuerdo. Este pulmón de la ciudad lo pagamos todos y tenemos derecho a disfrutarlo todos, no sólo los que tienen la capacidad económica para permitirse vivir en este lugar privilegiado.

¿De qué hablarías con el vecino que te denuncia si estuviese en esta mesa?, ¿qué acuerdo firmarías para acabar con esto?

El problema es que mi vecino me ha dicho a la cara que él no quiere mi bar debajo de su casa, por lo que ahí el diálogo se pone un poco más complicado. Hemos hablado mucho, he invertido mucho tiempo y dinero en solucionar todos y cada uno de los problemas que me ha planteado, pero siempre que se solucionaba alguna de sus quejas, llegaba otra, no tiene medida porque lo que pretende es que nos marchemos.

En cualquier caso, lo que le dije en la última reunión que mantuvimos en la Concejalía de Distrito, con el Concejal delante, es que ponga en un papel todas sus quejas, comprometiéndose a que no sigan reproduciendose como hasta ahora, y yo me comprometo a solucionarlas todas, porque todas tienen solución, aunque yo, desafortunadamente, no tenga un presupuesto ilimitado.

¿Cuán importante es la escena cultural que manejamos en esta playa en términos económicos?

En términos económicos estamos hablando de un montón de puestos de trabajos directamente en los locales que organizamos conciertos, pero también indirectamente en los negocios aledaños, que van desde el bazar de la esquina hasta el mejor de los restaurantes de Guanarteme que seguro agradecen la visita de toda esta cantidad de gente atraída por la música en directo y el buen ambiente que esto genera.

Además de el tema económico hay otras muchas cuestiones a tener en cuenta, empezando por una oferta cultural y de ocio gratuita para la ciudadanía y para todos los que nos visitan, porque no nos olvidemos de que todos en esta isla vivimos del turismo, que es nuestra principal y casi única industria.

Además de todo esto, la Ruta ha impulsado como nunca la escena musical de esta isla, sumando a la pobre oferta de locales de música en directo, una opción más para dar a conocer a grupos emergentes y grandes talentos que se agolparían de otra forma en las salas de ensayo, sin posibilidad de mostrar su talento y su potencial. Efecto Pasillo, Said Muti, Red Beard, Reciclaje, Los Lola, La Volpe Band, The Birkins, Sólo Astra, TexxCoco… Muchos artistas y bandas que están paseando el nombre de Canarias por el resto del territorio nacional, nacieron y se formaron en los escenarios de La Ruta Playa Viva.

¿Recuerdas la playa sin Ruta? ¿crees que ha evolucionado para bien o para mal?

Pues no recuerdo la playa sin Ruta porque sencillamente no existía más que para ir a la playa.

Guanarteme y su avenida nunca fue una zona de hostelería, y mucho menos de ocio de primer nivel en la isla, ahora sí lo es y eso no solo significa más valor para el barrio, sus locales comerciales y sus pisos, sino más valor para el sector hostelero y turístico de la ciudad, que bien necesitado está de oferta de calidad y alternativa.

Podría decirse que la Ruta y las escuelas de surf han dado un importantísimo valor añadido a esta zona de la ciudad, que hasta hace poco más de 25 años, estaba habitada por unos cuantos locos del surf y unos muchos politoxicómanos que poblaban las chabolas de la zona de los muellitos. Al menos eso es lo que yo recuerdo de mi juventud en este barrio.

¿Qué haría que te doblegaras y te rindieras?

A día de hoy, si no lo han logrado ya el acoso policial y el poco respaldo de ciertos políticos, creo que no hay nada.

Esto lo empecé a hacer porque me apasionaba, y seguiría haciéndolo aunque me costara dinero, como ocurre en muchas ocasiones. He hecho conciertos en pleno diluvio y con alerta de temporal, me ha tocado empaparme enterito desmontando unos cuantos conciertos bajo la lluvia sin tener nada de beneficio, pero sencillamente, me encanta.

Lo único que no me gusta y que me agota de todo esto es ser tratado como un auténtico delincuente en ocasiones, sólo por hacer algo autorizado por los propios dirigentes políticos. No voy a rendirme, como se suele decir, me tendrán que sacar con los pies por delante, o lo que es lo mismo, cuando lo diga un juez.

Dime qué le dirías a un juez que tuviera que juzgar si tocar es lícito o ilícito, y no tuvieses un abogado de por medio (para convencerlo de que no es malo esto que haces).

Pues lo primero que haría sería invitarlo a venir a ver lo que hacemos. Creo que cualquiera que pase un sábado a las 19:30 por nuestro local, se dará cuenta inmediatamente de que no existe esa molestia inhumana que alega algún señor con pocas alegrías en su vida.

De todos los vecinos que tenemos a nuestro alrededor, creo que al menos la mitad asisten asiduamente a los conciertos, otra buena parte los disfruta desde su casa, otro tanto dice que no es para tanto el problema, y después está el sheriff amigo de algún alto mando de la Policía Local, que pretende que todos nos apartemos a su paso. Lo siento, pero yo no me tengo que apartar ni esconder de nadie, yo me dedico a trabajar, a dar trabajo y alguna que otra alegría a al menos 4700 personas que han firmado su apoyo a lo que hacemos, que no es moco de pavo. Tanto ellos como yo nos merecemos un respeto. Estoy dispuesto a dialogar, a convivir y a transigir en todo lo razonable, pero para eso tendrá que venir alguien cualificado que valore qué molestias son reales y cuáles son inventadas (como por ejemplo presentar partes médicos en las denuncias de personas que no residen en su casa, hacer mediciones de ruidos en viviendas deshabitadas por el simple hecho de estar más próximas al evento, o alegar que no puede conciliar el sueño cuando el concierto termina a las 9 pm).

¿Qué plan tienes a medio-largo plazo como músico y/o como empresario?

Como músico me encantaría tener tiempo para sacar otro disco con mis Mujercitas, esta vez con algo más de medios y, como siempre digo, tocar en el Calderón antes de que lo tiren, los estadios para lo único deberían servir es ¡para hacer rockanroll! Hacer canciones y tocar, esa es mi verdadera vocación.

Y como empresario, me encantaría retomar los conciertos de la Ruta Playa Viva, pero ya basta de acústicos, esto no permite trabajar en condiciones mínimamente aceptables. Por supuesto retomar los festivales, hacer varios al año, con bandas locales y con bandas nacionales, ya con eso me daría por más que satisfecho. Aunque bueno, abrir un NYC TAXI RockBar en Madrid tampoco te creas que me desagradaría, pero eso más que un proyecto, de momento lo pondremos en el capítulo de sueños bonitos a realizar.

Ha sido un placer jefe nos vemos en la ruta.

¡Os espero allí!