El tatuaje en serio
 Adrián López en el Memorial Tattoo Hall

Adrián López en el Memorial Tattoo Hall

Bite

Adrián lleva desde el 2015 tatuando en el Memorial Tattoo Hall, local que regenta con su socio Javier (experto en piercing), en la céntrica calle León y Castillo en Las Palmas de Gran Canarias. De un tiempo a esta parte, el tatuaje ha cobrado la vida que merecía y cada vez son más las personas de cualquier capa social que deciden decorar su cuerpo, ya sea con recuerdos o con motivos a los que dan su significado particular.

Hemos hablado con Adrián sobre tatuajes y también sobre la vida con la intención de arrojar algo de luz a un mundo que, aunque cada vez menos, aún soporta un gran estigma social.

Hola Adrián, muchas gracias por habernos hecho un hueco, ¿qué tal te encuentras?

El placer es mío. Me encuentro genial, me falta tiempo para hacer todo lo que quiero hacer pero creo que eso es bueno, vivo a tope.

¿Cómo ha ido todo desde que abriste Memorial Tattoo Hall hasta hoy?

Pues en general muy bien, los primeros meses tuvimos menos trabajo pero nunca ha faltado. Hemos ido siempre en aumento porque no paramos de hacer cosas nuevas y siempre estamos buscando maneras de mejorar, ya sea con nuevas camisas, láminas, pegatinas, vinilos, materiales, mejoras en el local (tuneandolo), etc.

¿Qué motivaciones tienes de cara al futuro?

En el futuro más inmediato seguir trabajando como hasta ahora, quiero seguir respetando el espacio que dedico a tatuar y a crear, aunque también me gustaría dedicar más tiempo a mi familia y otros hobbies (ahora mismo estoy muy motivado fabricando un horno de leña).

Respecto a un futuro más lejano, quiero ponerme al día con el ingles e ir a convenciones extranjeras. Me gustaría mucho algún día ir a Australia.

¿Qué es lo que más y lo que menos disfrutas de tu trabajo?

De mi trabajo hay muchísimas cosas que me gustan, desde el proceso creativo hasta el resultado final, también me encanta trabajar con las personas, averiguar sus gustos y conocerles. Ahora mismo me estoy formando en arte digital y también lo estoy disfrutando mucho.

Lo que menos me gusta es la falta de respeto a la profesión, al tatuaje, vivimos bajo el estigma del cachondeo o de la delincuencia y no es verdad.

¿Qué te llevó a ser tatuador?

Pues lo cierto es que fue algo lento y rápido a la vez, no tome una decisión en un momento exacto sino que me fui metiendo poco a poco hasta que me quede enganchadísimo. Empezar a conocer este mundo tan sumamente amplio es muy interesante, tantas zonas del cuerpo, pieles, posturas, colores, estilos, tendencias, materiales, y toda esa historia que tiene detrás. Cada apartado del tatuaje es un mundo en sí mismo y creo que ni yo ni nadie podrá alguna vez dominarlas todas. Creo que el haberme quedado obnubilado con ellas es lo que me llevó a ser tatuador.

¿Por qué Las Palmas y no una ciudad europea donde el tattoo art tenga más cabida?

Bueno soy de Las Palmas, esta es mi ciudad, pero no descarto para nada irme en unos años, me encantaría, como comentaba antes, poder viajar a Australia.

¿Cómo se lleva lo de ser autónomo?

La respuesta a esta pregunta podría ser muy larga. Abreviando, lo del autónomo en este país me parece una autentica estafa, como tantas otras cosas, parece una burla a todos nosotros.

¿Cómo es un día para Adrián?

Tattoos, deporte y pensar. Siempre que voy de un sitio a otro o estoy realizando alguna tarea monótona estoy dándole mil vueltas a la cabeza. No sé cómo lo hago pero cada día llego a casa cansadísimo. Mi mente y mi cuerpo no paran, no suelo perder el tiempo.

¿Qué opina tu madre de tu trabajo?

Hoy en día encantada, al principio no tanto. Supongo que es algo normal.

¿Crees que se respeta a los tatuadores en general?

En general sí, pero todos sabemos que hay muchos prejuicios. Nos encontramos a menudo con mucha gente inculta e ignorante, pero también hay mucha que nos admira y a quien le encanta nuestro trabajo, los segundos compensan con creces a los primeros.

De no ser tatuador, ¿qué hubieses elegido como profesión?

Creo que cocinero, la creatividad que encierra la cocina es infinita y me encanta. En cierto sentido, la cocina es parecida al tatuaje, hay un sinfín de elementos que combinar y que conocer: productos, sabores, tipos de alimentos, tipos y puntos de cocción, texturas, temperaturas, etc. Creatividad y capacidad de innovar es lo que busco en mi trabajo.

¿Quiénes fueron tus héroes de pequeño, y quiénes lo son ahora de adulto?

De niño admiraba a los típicos, los que nos vende Hollywood y los dibujos animados. Me encantaban los Caballeros del Zodiaco.

Ahora mis héroes son las personas consecuentes con su profesión, con el mundo que les rodea y con sus principios: investigadores, ecologistas, escritores, artistas, políticos de verdad, misioneros (no religiosos), etc. Por ponerte ejemplos, entre otros admiro a Pepe Mújica, Carlos López-Otín, Ferrán Adriá y a la que más admiro de todos ellos es, por supuesto, mi madre.

¿Qué cambiarías del mundo?

¡Wao! Podría escribir un libro. Algo especialmente importante para mí: obligaría a todos los países a adaptarse a la tecnología en pro del bien común y del bien del planeta. Sabemos que hay muchísimos proyectos y elementos que no se promueven y que nos ayudarían a crear un mundo mejor: los bioplásticos, las energías limpias, el transporte limpio, la construcción limpia, etc. Su mayor hándicap es el dinero.

¿Y de Las Palmas?

Prohibiría el acuario y promovería zonas verdes, un carril bici bien hecho y no la burla de Guanarteme, huertos urbanos, adiós a la estafa del parking zona azul... esa onda.

¿Y de ti?

Cambiaría mi desesperación por hacer las cosas a mi manera y la frustración cuando no obtengo los resultados esperados. Estoy en ello.

¿Qué no cambiarías?

Mi sentido de la responsabilidad en muchos aspectos.

¿A quién te gustaría invitar a una caña?

A mi colega LuisoMostacho artistazo de BlackMouthCo., pendiente desde hace tiempo, desde aquí le mando un besote.

¿A quién no?

Soria, Aguirre, Rajoy, esa mala legión de orcos de mordor.

Ha sido un placer Adrián, gracias de nuevo por buscarnos un hueco y responder nuestras preguntas.

¡Muchas gracias a ti por la oportunidad! Ha sido un placer, que te formulen preguntas ayuda mucho al que se las formulan. Gracias de verdad. ¡Un fuerte abrazo para ti y para todos vuestros lectores!