El amarillo es de Las Palmas

Triunfo importante de la Unión Deportiva ante un buen Villarreal con inferioridad numérica que no le perdió la cara al encuentro en ningún momento.

Kevin Prince Boateng, protagonista de la noche, anota su 8º gol en Liga

Carlos Pérez Vera.

La UD afrontaba una de las visitas más complicadas que le restan hasta final de campeonato con la llegada de un Villarreal que venía de ganar tres partidos consecutivos, sin embargo el Fortín insular, donde la UD ha conseguido 8 de sus 9 victorias ligueras, consiguió detener el avance del Submarino amarillo.

Una vez confirmadas las alineaciones, sorprendía el once de Quique Setién, que dejó en el banquillo a los fichajes invernales Jesé y Halilovic. Tras el pitido inicial el Villarreal dejó claras sus intenciones en su visita al estadio de Gran Canaria, que no eran otras que hacerse con los 3 puntos con el dominio del balón. Nos deparaba por tanto un choque de equipos con una misma filosofía de juego: la posesión.

Los de Escribá dominaron por completo los primeros 10 minutos ante una Unión Deportiva incómoda que no encontraba la forma de mantener la posesión y veía como le daban de su propia medicina. Y fue en esos momentos críticos en los que la UD no se reconocía a sí misma cuando apareció Boateng para adelantar a los suyos con un cabezazo inapelable tras un centro magnífico de Dani Castellano. El tanto sirvió para activar a los de Quique, que a partir de ahí se soltaron y empezaron a desplegar el fútbol al que tan bien nos tienen acostumbrados esta temporada.

Con el 1-0 y ambos equipos disputando el control del esférico llegó el otro momento decisivo del encuentro, la expulsión de Víctor Ruiz por un agarrón clamoroso a Boateng tras un error monumental de Jaume Costa. Corría el minuto 19 y el Villarreal se quedaba con uno menos, lo que obligó a Escribá a cambiar el sistema sacando del campo a Samu Castillejo para reforzar la línea defensiva.

Parecía que el partido se le iba a poner cuesta arriba al Villarreal ante tal panorama y con una Unión Deportiva que conseguía imponer su superioridad y buscaba ampliar el marcador para mayor tranquilidad de los suyos.

Fue avanzando el encuentro con un control cada vez más intenso de la Unión Deportiva pero sin la materialización en forma de gol tranquilizador gracias, en gran parte, a la buena actuación del arquero del Villarreal. Y con el equipo insular volcado en busca de ese gol se llegó al Descanso.

Reanudado el partido, la 2ª parte transcurrió con mayor igualdad de lo que cabía esperar. El Villarreal se dió cuenta de que tenía que arriesgar si quería sacar algo en positivo de su visita y adelantó sus líneas, haciéndonos olvidar por varios momentos que se encontraba con uno menos. Con un Villarreal adelantado que dejaba espacios atrás Setién dio entrada a Jesé para buscar velocidad y desequilibrio e intentar aprovechar mejor los espacios. Diez minutos más tarde también terminaría entrando Halilovic en el terreno de juego para intentar mantener un poco más la posesión. Ambos disputaron muy buenos minutos y dejaron patente su calidad y desparpajo, poniendo en entredicho la decisión inicial del técnico.

Los últimos minutos del encuentro transcurrieron con relativa tranquilidad ya que se veía a un Villarreal con más ganas que energía víctima de su esfuerzo físico durante 70 minutos en inferioridad que se terminaron haciendo largos.

Finalmente 1-0 en el marcador y tres puntos más que se quedan en tierra insular y detienen al Submarino amarillo.